Características o preferencias

img_2657-r40Tuve una experiencia interesante haciendo yoga en mi jardin durante un hermoso día de otoño. Mientras me movía hacia la postura de Triángulo, estiré mi brazo derecho hacia el cielo y levanté la vista. Noté un hermoso cielo azul. “Ese color azul siempre ha sido mi color favorito”, me dije.

Entonces, noté los colores brillantes de las hojas de arce. Estaban cambiando de verde a naranja, amarillo y rojo. Fue hermoso. Me preguntaba si prefería los colores cambiantes de las hojas o mi cielo azul favorito. ¿Realmente necesitaba elegir entre ellos?

Las experiencias están compuestas de muchas partes que se complementan y contrastan entre sí; Ninguna parte individual está sola separada del todo. Cómo el cielo azul y las hojas coloreadas se complementan y contrastan entre sí es más interesante que solamente el cielo azul. Ambos juntos dan un sentimiento más profundo de belleza y conexión.

La preferencia general de la mente es la comodidad. Recuerdo a mi hermano y yo escogiendo nuestros colores favoritos cuando éramos jóvenes. El eligió el amarillo; yo elegí el azul. “El azul es un color mejor que el amarillo porque calma”, me dijo mi ego. Mi ego quería la satisfacción de elegir un color mejor que el de mi hermano, por lo que fabricó una razón para apoyar su elección. ¿Por qué sería “la calma” una mejor opción la elegir el azul? El ego no se preocupa por la validez de la razón. Sólo quiere alguna justificación para que se sienta mejor.

Elegir un color favorito puede parecer una cosa pequeña, pero las experiencias se construyen una sobre otra. La preferencia del ego por la comodidad construye un sistema de valores basado casi exclusivamente en sentirse más importante que otros, buscando preferencias que distraigan nuestra atención de trabajar en nuestras debilidades.

Esta preferencia por la comodidad también influye en la escalada. Quizás somos escaladores de vías clásicas. Nuestro ego podría decir: “Yo prefiero la escalada tradicional porque implica más riesgo y requiere más atención mental que la escalada deportiva”. Esto puede o no ser cierto, pero de nuevo, al ego no le importa. Sólo necesita una razón fabricada para que pueda complacerse.

Una mejor palabra que “preferencias” sería usar “características”. Las características incluyen todos los aspectos de la situación, no sólo lo que preferimos. Percibo una escena mientras sostengo la pose del triángulo de yoga. Las características consisten en cielo azul, hojas coloreadas, etc. Incluyendo todas las características me ayuda a percibir la escena como un todo. Hacer esto amplía mi conciencia de la interconexión de las características individuales y me da una comprensión más completa de la misma. El azul es brillante debido a su contraste con las hojas coloreadas.

También percibo mi estado mental durante la escalada. Sus características incluyen la mente, el cuerpo y cómo se influyen mutuamente. Tal vez estoy pensando en estar en la siguiente posición de descanso, influyendo a mi cuerpo a correr a través de la escalada estresante. Al notar esto, me detengo para influir en mi pensamiento, cambiando mi atención a lidiar el estrés presente.

Tal vez estoy demasiado irritado porque tengo miedo a caer, influyo en mi mente al pensar en la caída en lugar de la escalada. Al darte cuenta de esto, relájate en los agarres para influir en la mente, cambiando la atención en pensar en lo que tienes que hacer para escalar. Lo que hago con mi cuerpo influye en mi mente y viceversa. Observar mi estado interior ayuda a notar esta interconexión, a responder eficazmente, y no caer víctima de las preferencias de mi ego.

El cambio de preferencias a características es pragmático. Observamos todas las características de una situación porque necesitamos conocer todos los componentes del riesgo. Si sólo preferimos los componentes cómodos, entonces podríamos ignorar la consecuencia de la caída y tomar un riesgo inadecuado; O, podríamos ignorar una postura de descanso porque estamos corriendo a la próxima zona de confort.

Gran parte del entrenamiento mental tiene que ver con la expansión de la conciencia. Tener favoritos y preferencias interfiere en este proceso. Se reduce nuestra conciencia, analizando partes cómodas a mantenerlas y partes estresantes a ignorarlas. Cuando miramos más allá de las preferencias, comenzamos a conectar las partes en un todo interconectado. En lugar de buscar el azul, buscamos cómo todos los colores se complementan y contrastan entre sí para crear belleza. En lugar de buscar situaciones de escalada que sustenten el ego, nos involucramos en nuevas situaciones de escalada y estas nos permiten aprender.


Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Google+
Share on LinkedIn


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

  • Recent Posts

  • Archives