La mente se asusta ella misma

benji-barbwire-lingerie-r46Yo estaba escalando en la zona de Obed en Tennessee con Benji y Wes, dos escaladores locales con los que estoy trabajando para mejorar su proceso mental. Después de algunas vías de calentamiento, conseguimos en Barbwire and Lingerie (5.12b) con un intento a la vista. La vía comienza con algunas pequeñas presiones de adherencia en una pared sobresaliente mientras se escala por los dos primeros seguros. También tiene un paso crucial cerca de la parte superior que es difícil de resolver. Wes fue primero, escalo con confianza a través de la sección inferior, trepó en una secuencia que no podía retroceder en el punto más alto, y cayó. Yo tuve una experiencia similar. Entonces fue el turno de Benji.

Le pregunté a Benji en qué estaba pensando antes de que empezara a escalar. Dijo que tenía muchas preguntas sobre la incertidumbre de poder chapar el segundo seguro. “¿Seré capaz de colgarme de las pequeñas presas? ¿Podré chapar el seguro? ¿Me voy a golpear contra el suelo si caigo mientras chapo? ”

Se sentía ansioso por la incertidumbre creada por estas preguntas. Luego hizo una observación interesante: estaba ansioso por sentirse ansioso. Imaginaba agarrarse a las pequeñas presas, ponerse ansioso y sentirse ansioso de estar en la vía, en situación.

El entrenamiento mental tiene muchas partes y una de las más interesantes es cómo la mente se asusta. Es lo suficientemente desafiante como para lidiar con temores tangibles como el miedo a caer. Estos temores provienen directamente de la situación. Hay una posibilidad de caer y tememos esa consecuencia tangible.

Lo que es más difícil es encontrar nuestro camino a través de temores intangibles que crean una situación interna tóxica. Estar ansioso por sentirse ansioso no es generado por la situación. Es creado por cómo la mente reacciona a la situación. Anhelamos la certeza y saber que podemos llegar a ser ansiosos elimina esa certeza.

Le pregunté a Benji qué pensaba hacer con la ansiedad. Dijo algo muy interesante: “Algunas preguntas no pueden ser contestadas”. Explicó que simplemente hacer preguntas y pensar en lo que podría suceder no nos da suficiente información. Más bien, lo que se requiere es experimentar la situación en sí. Benji sabía que tenía que escalar y dejar que su compromiso le diera respuestas.

La capacidad de observar el deseo de la mente con ciertas respuestas es una parte crítica del entrenamiento mental. La mente tiende a estar motivada en lograr un estado final que sea cómodo, como llegar encadenar una escalada, o chapar con éxito un seguro. Lograr un estado final cómodo es incierto, lo que cambia nuestra atención hacia la mente, causando una espiral tóxica descendente de ansiedad que se alimenta de sí misma. Estamos ansiosos por sentirnos ansiosos, lo que disminuye nuestra confianza.

Para escapar de esta espiral tóxica, cambiamos nuestra atención. En lugar de enfocar nuestra atención en lo que es incierto, la enfocamos en lo que es seguro. No estamos seguros de los resultados. Estamos seguros de los procesos. No estamos seguros de nuestra capacidad para lograr un estado final cómodo. Estamos seguros de hacer pequeños pasos a través del estrés a medida que avanzamos hacia ese estado final.

Los resultados son inciertos. No sabemos si los podremos lograr porque existen en el futuro. Pensar en los resultados mantiene nuestra atención centrada en lo que no podemos controlar y crea ansiedad.

Los procesos son ciertos. Son acciones. Sabemos cómo hacer procesos como respirar, relajarnos y movernos. Estos procesos ocurren en el momento presente. Concentrándonos en ellos cambiamos nuestra atención hacia el cuerpo, que podemos controlar y esto disminuye la ansiedad.

Para ser eficaz y hacer este cambio se requiere reconocer cuándo estamos en este estado. Esto es lo que hizo Benji. Reconoció que las preguntas que su mente estaba preguntando no podían ser contestadas antes del compromiso. Con esa observación, permitió que el compromiso le diera las respuestas. Se concentró en respirar, mantenerse relajado, y moverse mientras agarraba las pequeñas presas y escalaba hasta el segundo seguro. Encontró los pasos y los realizo. Luego continuó hasta le final, logrando sus mejores resultados hasta la fecha.

Observar la mente crea ansiedad. El enfoque intencional a la atención en los procesos, cambia la incertidumbre a certeza. Al centrarnos en los procesos no dejamos que la mente se asuste. Podemos relajarnos en el presente estresante y dar pequeños pasos a través de él.

Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Google+
Share on LinkedIn


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

  • Recent Posts

  • Archives