Un proceso para una mejor comunicación

arguing-1296392_1280El otro día tuve una discusión con Jane, mi esposa. Ella estaba enojada porque no había reparado una fuga de agua que había acordado reparar la semana anterior. Estaba despierta por la noche y se sentía olvidada por lo que era importante para ella. Me sentí ofendido porque tenía la intención de arreglarlo. Yo no me sentía apoyado por el trabajando que hacia en otras cosas importantes y me sentía criticado por haberme olvidado del grifo.

Tendemos a pensar que las otras personas no deben comportarse como lo hacen y lo tomamos personalmente cuando nos critican. Desde mi perspectiva, estaba haciendo un trabajo importante. Pensé que ella debería ser capaz de recordar de una manera agradable que debía repara el grifo. Desde su perspectiva, estaba ignorando algo que era importante para ella. Ambos nos portábamos mal y nos comunicábamos de manera infantil. Afortunadamente, ambos nos dimos cuenta de nuestros malos comportamientos y comenzamos a investigar maneras de comunicarnos mejor y apoyándonos mutuamente.

Hay un proceso para mejorar la comunicación. En primer lugar, se produce la critica del ego de las identidades de los demás: El ego crea una identidad de importancia -una autoimagen- basada en los logros. Cuando critican nuestros logros, el ego se ve amenazado y se centra en defenderse. Atacar el ego de otras personas es una defensa, refuerza las perspectivas de cada parte y destruye cualquier capacidad de comunicación. Este primer estado es un ejemplo del acercamiento de la víctima a la vida. Las víctimas dan un paso atrás en la comodidad, desconectando, y protegiendo sus egos.

En segundo lugar, cambiar la crítica a los comportamientos de los demás: Al criticar las conductas de los demás, cambiamos la atención de la identidad del ego a las acciones. La gente no es mala; Su comportamiento es malo. Esto es más útil. Hacer esto es menos amenazante para los demás y les da un poco de espacio para observar lo que hicieron para que puedan buscar maneras de cambiar su comportamiento.

En tercer lugar, un cambio para ofrecerles apoyo: Aquí vamos más allá de criticar el ego de otras personas o criticar sus comportamientos. Cambiamos nuestra atención hacia maneras en que podemos apoyar y mantenernos conectados con los demás. Esto es el más útil. Este tercer estado es un ejemplo del acercamiento de un guerrero a la vida. Los guerreros dar un paso adelante en el estrés, para participar y proteger la relación.

Podemos aplicar dos herramientas que nos ayudan a ofrecer apoyo. Primero, “No se trata de mí yo.” El ego se ofende cuando otra persona nos critica. Sin embargo como actúan los demás no es como lo hacemos nosotros. Las otras personas tienen la opción de comunicarse con odio o amor. Si se comunican con odio, habrán sido ellos los que han elegido comunicarse de esa manera.

En segundo lugar, “hacen lo mejor que pueden, dadas sus habilidades”. Tendemos a pensar que la gente debe actuar mejor. Pero, dadas sus experiencias pasadas, están haciendo lo mejor que pueden. Algunos comportamientos de supervivencia se aprenden durante la infancia estos no son efectivos para la comunicación con adultos. Entender esto nos permite ser más compasivos con los demás y con nosotros mismos. Nos ayuda a entender que los comportamientos “malos” no son defectos de la persona; Más bien, hay defectos en el comportamiento de uno y estos pueden ser cambiados. Esto no significa que permitimos que los demás no tengan la responsabilidad del mal comportamiento. Los hacemos responsables de sus acciones, pero interactuamos con ellos de una manera que puede ayudarlos a desarrollar comportamientos “buenos”.

Estas dos herramientas nos permiten tener una mente más libre, que puede enfocar nuestra atención en forma de apoyo. Una mente libre comienza aceptando la situación tal como es, por lo que nuestra atención puede fluir espontáneamente según sea necesario. Permitir que el ego se ofenda o pensar que los demás deben actuar mejor, simplemente distrae nuestra atención.

También podemos aplicar este proceso para crear una relación de apoyo con nosotros mismos. Podemos tener un “razonamiento” con nosotros mismos. Caemos en una escalada y discutimos internamente con nosotros mismos, pensando que no deberíamos haber caído.

Primero, el ego se ofende. Su imagen y su importancia están amenazadas, por lo que somos víctimas de comportamientos de auto-odio. Esto nos mantiene separados de la situación, con nuestra atención enfocada en apoyar al ego, en lugar de resolver el problema de por qué caímos.

En segundo lugar, podemos cambiar el enfoque a nuestro comportamiento, nuestras acciones. Hicimos algo, o no hicimos algo, que causó el comportamiento, la caída. No nos vemos como que tenemos un defecto; Vemos nuestros comportamientos, nuestras acciones, como defectuosos. Hay algo defectuoso en nuestras acciones que contribuyó en la caída. ¿Qué era? Esto es más útil.

En tercer lugar, podemos ofrecer apoyo. Nos damos cuenta de “No es sobre mí.” La caída no significa que somos personas con limitaciones. También nos damos cuenta que “estamos haciendo lo mejor que podemos, dadas nuestras habilidades actuales”. Sabemos que podemos mejorar, pero para este esfuerzo en particular, hicimos lo mejor que pudimos. Saber que “no se trata de nuestro ego” y que “estamos haciendo lo mejor” nos permite aceptar situaciones rápidamente para que nuestra atención sea libre de fluir espontáneamente, según sea necesario, para que podamos aprender. Esto es muy útil.


Apoyar a otros y a nosotros mismos no elimina la responsabilidad del mal comportamiento. El apoyo en realidad crea las circunstancias que nos permiten asumir la responsabilidad de nuestro mal comportamiento. Saber “no es sobre mí” y “están haciendo lo mejor que pueden, dadas sus habilidades” nos permite permanecer comunicados y apoyar a los demás.

Jane y yo nos preguntamos cómo podíamos ayudarnos el uno al otro. Le sugerí que recogiera el kit de reparación del grifo para ahorrarme algún tiempo. Ella me sugirió que arreglara el grifo hoy, para que pudiera dormir por la noche. Ofrecer apoyo nos permitió aceptar la situación rápidamente y tomar medidas. Hacer esto mejoró nuestra comunicación, colaboración y ayudó a cambiar nuestros comportamientos de supervivencia infantil en comportamientos adultos efectivos. Esa conexión cambió nuestras perspectivas y desplazó nuestra atención de nuestros egos en la relación. Como conclusión conseguimos reparar el grifo  ese día y por la noche Jane disfruto de un sueño reparador.


Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Google+
Share on LinkedIn


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

  • Recent Posts

  • Archives