En las últimas dos lecciones, investigamos cómo mejorar la escalada aplicando uno de los conceptos del libro de William JJ Gordon Synectics.  Haciendo que algo familiar fuese desconocido y así despertar nuestra creatividad. Primero, hicimos lo familiar en desconocido jugando con las palabras “empujar” y “tirar”, invirtiendo lo que hacíamos con nuestras piernas y brazos. Segundo, hicimos lo familiar en desconocido al alterar la ley de la gravedad, imaginando escalar en un estado sin peso. La ingravidez creó nuevos problemas que necesitábamos resolver. Necesitábamos asegurarnos de mantener el equilibrio y el contacto firme con la roca para no flotar lejos. Jugar con palabras y alterar la ley de la gravedad nos ayudó a experimentar nuevas formas de escalar que desafiaron nuestro status quo y nos permitieron mejorar.

Una tercera forma de hacer que lo familiar sea desconocido es a través de la analogía. Gordon sugiere que identifiquemos el problema y la analogía que queremos usar.
• Problema: desperdiciamos energía y atención porque no separamos el pararnos y el movernos, mezclamos los dos conceptos.
• Analogía: párate como una montaña o muévete como el agua.
Activamos nuestra creatividad oscilando entre el uso de la analogía para pensar de forma diferente y los aspectos del problema en sí.

Escalar de manera eficiente requiere el ciclo entre la recuperación de energía y el uso de energía. Usar nuestra atención de manera efectiva requiere pasar cíclicamente entre prestar nuestra atención al descanso y prestar nuestra atención al movimiento. Usamos la analogía para imaginar cómo pararnos como una montaña y fluir como el agua, esto nos informa del uso de energía y de la atención durante la escalada.

Primero, imaginamos como están las montañas, no se mueven, están completamente quietas El problema en la escalada es que tendemos a no estar en posición estática y por lo tanto, nunca descansamos por completo. La solución creativa, es detenerse por completo, no moverse y estarse quieto.

Luego, imaginamos nuevamente la analogía de la montaña para considerar el uso efectivo de nuestra atención. La gravedad tira de las montañas hacia abajo. El problema del descanso efectivo es que no prestamos toda nuestra atención al descanso. La mente se pone ansiosa preguntándose si deberíamos comenzar a movernos; comenzamos a agarrarnos, nos ponemos de puntillas y nos elevamos. La solución creativa, es dedicar nuestra atención a las actividades somáticas del cuerpo que le permiten descansar. Respiramos profundamente y seguidamente, relajamos nuestros músculos, particularmente aflojando nuestro agarre y bajando nuestros talones; mantenemos la postura adecuada para que la gravedad pueda tirar de nosotros sobre nuestras piernas para que puedan soportar nuestro peso.

Ahora, imaginamos lo que hace el agua: fluye, se mueve con fluidez. El problema en la escalada es que tendemos a hacer movimientos individuales, uno solo cada vez. La solución creativa, es escalar de tal manera que se cree fluidez. Podemos escalar continuamente, así no estamos haciendo movimientos individuales. Por el contrario, conectamos los movimientos en un movimiento fluido.

Luego, imaginamos nuevamente la analogía del agua para considerar el uso efectivo de nuestra atención. La gravedad frena el agua, haciendo que fluya alrededor de los obstáculos a medida que avanza por la ruta de menor resistencia. El problema con la mudanza es que no prestamos toda nuestra atención a eso. La mente se pone ansiosa, comienza a luchar contra la gravedad, haciendo que perdamos nuestro flujo y nos detengamos. Escalar, sin embargo, va en contra de la gravedad. ¿Cómo podemos aprender del agua, que fluye con la atracción de la gravedad? Dedicamos nuestra atención a las actividades somáticas del cuerpo que le permiten fluir hacia arriba, a lo largo del camino de menor resistencia. Respiramos continuamente para procesar la escalada estresante, nos movemos continuamente para mantener el impulso, nos relajamos y mantenemos la postura adecuada para alinearnos con la gravedad, por lo que nos mezclamos con ella, en lugar de luchar contra ella.

La analogía de la montaña nos ayuda a imaginar lo que es estar completamente centrado al estar parado. No hay ansiedad en la montaña, es simplemente inmóvil y en reposo. Deberíamos emular la montaña cuando nos detenemos para descansar. Dedicamos nuestra atención a las actividades somáticas del cuerpo para descansar. La analogía del agua nos ayuda a imaginar lo que es estar completamente presente para moverse. No hay ansiedad en el agua; simplemente fluye. Deberíamos emular el agua cuando nos movemos. Nos movemos continuamente, comprometiendo nuestra atención a las actividades somáticas del cuerpo al movernos.

Tendemos a quedarnos con lo que nos resulta familiar, lo que merma el aprendizaje y la creatividad. Salimos de lo que es familiar y lo hacemos desconocido. Hacer esto desafía nuestro status quo y nos permite ser creativos, aprender y mejorar.

Leave a Reply

Close Menu