Viví en Casper, Wyoming a principios de los años ochenta. Estaba casado, trabajando como geólogo y escalando en las áreas locales. Puede parecer que estaba viviendo la vida de mis sueños, pero no era así. Quería ser libre, viajar y escalar a tiempo completo; Para ser, a lo que nos referíamos en ese momento, un vago trepador. Me sentí frustrado y me sentí estancado, incapaz de escapar y vivir el tipo de vida que deseaba. Recuerdo en un momento de desesperación que me dije: “Las cosas se están poniendo muy mal. ¿Cuándo alguien va a hacer algo para solucionarlo? “. Estaba sufriendo, dividido entre dos realidades, y no sabía cómo salirme de la situación.

Tara Brach es una psicóloga que ha mezclado los principios de la psicología con prácticas de meditación budista. El budismo enseña que hay distinción entre el dolor y el sufrimiento. El dolor es inevitable, el sufrimiento es causado por nuestra resistencia al dolor. Tara pone esta distinción en ecuaciones interesantes:

  • Dolor x Resistencia = Sufrimiento
  • Dolor x Presencia = Libertad

Yo estaba viviendo la realidad de la primera ecuación. Estaba en el dolor debido a las luchas que experimentaba. Convertí ese dolor en sufrimiento resistiéndolo. Mi resistencia creó una brecha entre el dolor que estaba experimentando y estar presente por ello. El sufrimiento llenó esa brecha. El dolor multiplicado por el tiempo de resistencia da igual al sufrimiento.

Tara sugiere cerrar esta brecha para eliminar el sufrimiento y crear la libertad. La conciencia es clave. Aceptamos y prestamos atención al dolor. El dolor es sólo dolor. La mente crea una narrativa sobre el dolor que causa el sufrimiento. En mi caso, creé la historia que mi vida era realmente mala. Entonces, me pregunté cuándo alguien más notaría mi sufrimiento, le daría lástima y tomaría medidas para ayudarme. Esta es una táctica típica de la mente. Busca la salida fácil, convirtiendo el dolor en sufrimiento.

Cuando aceptamos nuestra vida, somos libres de cambiarla hacia otro estilo de vida que queremos vivir. Seguiremos experimentando dolor, pero nuestra atención se libera para actuar. La aceptación puede parecer como darse por vencido, no hacer frente a la vida y permanecer en la misma situación. Pero no lo es. Se requiere la aceptación antes de que la acción pueda tener lugar. Al aceptar nuestra vida tal como es, somos capaces de liberarnos de estar estancados. La aceptación nos ayuda a ver lo que es real para que podamos comenzar a trabajar en ello.

Necesitaba aceptar mi vida tal como era, con todo su dolor. El primer paso sería eliminar la etiqueta “incorrecta”. Una vida llena de lucha no es mala; Es inevitable. La vida es difícil. Una vez que aceptamos que es difícil, el hecho de que sea difícil ya no importa. Simplemente nos dedicamos al negocio de hacer el trabajo. Segundo, asumimos la responsabilidad personal de nuestras situaciones, tanto como podamos. En lugar de esperar a que alguien más resuelva nuestros problemas, miramos dentro de nosotros mismos. Es útil obtener consejos y apoyo de nuestros amigos y familiares, pero en última instancia, es nuestra responsabilidad actuar. Al aceptar que la vida es una lucha, voluntariamente nos comprometemos y nos hacemos responsables de ella. Esto nos libera para estar presentes, trabajar a través de nuestras luchas y disfrutar todo el proceso. El dolor multiplicado por el tiempo en que estamos presentes, es igual a libertad.

Liberarnos de las muchas trampas de la mente nos obliga a hacer exactamente lo contrario de lo que pensamos que debemos hacer. Creo que esto habla de la paradoja fundamental de la vida. Pensamos que la vida debe ser como queremos que sea en lugar de cómo es en realidad. Gran parte de esta paradoja se debe a la creación del yo en una realidad ilusoria separada. Nuestros egos refuerzan la percepción de nuestra separación, haciéndonos sentir que el mundo es paradójico. Queremos estar cómodos, pero logramos la comodidad al enfrentarnos con el estrés. Queremos ser amados, pero logramos el amor amando a los demás. Queremos una nueva vida, pero logramos una nueva vida aceptando nuestra actual y asumiendo la responsabilidad por ella. Los primeros son ejemplos de un enfoque en nosotros mismos; los últimos son ejemplos de un enfoque en el mundo al que estamos conectados. Al desviar nuestro enfoque de nuestra separación y acercarnos a la conexión, nos movemos más allá de la paradoja y vivimos nuestra vida en una realidad más verdadera. Hacer esto cambia nuestro sufrimiento a simplemente experimentar dolor. Lo más importante, no buscamos escapar de nuestra vida, buscamos disfrutarla en su completa amplitud de lucha y dificultad.

Leave a Reply

Close Menu