La energía se mueve por el camino de menor resistencia. Este es el caso de cómo los átomos interactúan o cómo se mueven los planetas, las estrellas y las galaxias. El camino de menor resistencia tiene una mala reputación en estos días. Si nos limitamos a seguir el camino de menor resistencia se considera que, estamos tomando la salida más fácil y no nos esforzamos nosotros mismos. Paradójicamente parece ser que la gente debería esforzarse muy duro contra las fuertes resistencias aumentando la fuerza para alcanzar grandes metas. Hay algo heroico en este planteamiento: nos enfrentamos a grandes dificultades y a la lucha contra la gran batalla. Pero hay un aspecto de gran cobardía: tener miedo al cambio y aprender de él. En ejemplos anteriores hemos visto forzar la situación a nuestra voluntad, hemos aprendido en el último ejemplo como modificar nuestra voluntad adaptándola a la situación. En otras palabras, ya que nosotros pretendemos aprender, debemos modificar nuestro plan previo.
Piensa cómo el río serpentea por el paisaje y erosiona el terreno en formas espectaculares, como por ejemplo el Gran Cañón. Esto lo hace totalmente siguiendo el camino de menor resistencia. El agua fluye de la manera más fácil hacia el mar. Cuando el agua golpea una roca que encuentra en su caudal. Es más fácil que el agua se mueva alrededor de la roca que no atravesarla, a menos que el agua tenga suficiente energía, en este caso, el agua moverá la roca en lugar de rodearla, ya que es más fácil, con esa cantidad de energía mover la roca.
En la escalada, seguimos un flujo similar. Cuando nos encontramos con una “roca”, tanteamos como si se tratara de un banco de pruebas en lugar de un movimiento estático, si es más fácil escalamos a través de ella o bien, podemos ir a su alrededor si hay un paso más fácil, seguimos la secuencia más eficiente de menor consumo energético.
En las próximas lecciones vamos a ver cómo se aplica el camino de menor resistencia en la escalada. Comenzaremos con aclarar nuestra realidad actual y la identificación de objetivos finales. La comprensión de la tensión entre los dos aspectos y finalizaremos con la toma de decisiones más eficaces.
La primera parte de este proceso, sin embargo, es aceptar plenamente que siguiendo el camino de menor resistencia es el mejor enfoque a los desafíos. A continuación, vamos a identificar y discutir otros aspectos importantes que ayudan a canalizar nuestra energía a lo largo de ese camino fácil hacia nuestras metas.

1-WarriorsWaylogo®La energía se mueve por el camino de menor resistencia. Este es el caso de cómo los átomos interactúan o cómo se mueven los planetas, las estrellas y las galaxias. El camino de menor resistencia tiene una mala reputación en estos días. Si nos limitamos a seguir el camino de menor resistencia se considera que, estamos tomando la salida más fácil y no nos esforzamos nosotros mismos. Paradójicamente parece ser que la gente debería esforzarse muy duro contra las fuertes resistencias aumentando la fuerza para alcanzar grandes metas. Hay algo heroico en este planteamiento: nos enfrentamos a grandes dificultades y a la lucha contra la gran batalla. Pero hay un aspecto de gran cobardía: tener miedo al cambio y aprender de él. En ejemplos anteriores hemos visto forzar la situación a nuestra voluntad, hemos aprendido en el último ejemplo como modificar nuestra voluntad adaptándola a la situación. En otras palabras, ya que nosotros pretendemos aprender, debemos modificar nuestro plan previo.

Piensa cómo el río serpentea por el paisaje y erosiona el terreno en formas espectaculares, como por ejemplo el Gran Cañón. Esto lo hace totalmente siguiendo el camino de menor resistencia. El agua fluye de la manera más fácil hacia el mar. Cuando el agua golpea una roca que encuentra en su caudal. Es más fácil que el agua se mueva alrededor de la roca que no atravesarla, a menos que el agua tenga suficiente energía, en este caso, el agua moverá la roca en lugar de rodearla, ya que es más fácil, con esa cantidad de energía mover la roca.

En la escalada, seguimos un flujo similar. Cuando nos encontramos con una “roca”, tanteamos como si se tratara de un banco de pruebas en lugar de un movimiento estático, si es más fácil escalamos a través de ella o bien, podemos ir a su alrededor si hay un paso más fácil, seguimos la secuencia más eficiente de menor consumo energético.

En las próximas lecciones vamos a ver cómo se aplica el camino de menor resistencia en la escalada. Comenzaremos con aclarar nuestra realidad actual y la identificación de objetivos finales. La comprensión de la tensión entre los dos aspectos y finalizaremos con la toma de decisiones más eficaces.

La primera parte de este proceso, sin embargo, es aceptar plenamente que siguiendo el camino de menor resistencia es el mejor enfoque a los desafíos. A continuación, vamos a identificar y discutir otros aspectos importantes que ayudan a canalizar nuestra energía a lo largo de ese camino fácil hacia nuestras metas.

This Post Has One Comment

  1. Realmente extraordinario, por su contundencia, sencillez y humiklad….
    Arno, Tu Camino es correcto….
    Un gran abrazo.
    Alejandro

Leave a Reply

Close Menu