Uno de nuestros entrenadores, Adam Mitchell, quería mejorar su capacidad de escalada y enseñanza, por lo que decidió inscribirse en el entrenamiento de Free Mind que ofrecemos. Una parte del entrenamiento requiere usar un brazalete Petty Tyrant, hecho de cuero con una moneda adherida. Los brazaletes Petty Tyrant son pequeños factores estresantes que nos irritan y distraen nuestra atención. El objetivo de la pulsera es irritarnos continuamente. Interfiere con cualquier cosa que hagamos con nuestras manos, como lavarlas, escribir en la computadora o escalar. Nos recuerda que podemos aprender de las irritaciones y factores estresantes. Apreciaremos esas irritaciones y factores estresantes que generan los  Petty Tyrant, al elegir responder con curiosidad.

Adam aprecia el estrés la mayor parte del tiempo, pero al igual que todos nosotros, a veces se frustra. Esto le sucedió mientras planeaba un viaje de escalada a Joshua Tree, California. Antes de salir de su hogar en Austin, Texas, quería asegurarse de que su camioneta no fallaría, por lo que la llevó a un taller de reparación de automóviles para que un mecánico realizara un chequeo de mantenimiento. El mecánico hizo el chequeo y le dijo a Adam que precisaba cambiar la carcasa del filtro de aire de la camioneta. Adam estuvo de acuerdo, así que el mecánico lo reemplazó. Al día siguiente, Adam pensó que también sería útil cambiar el filtro de aire, así que compró uno y lo instaló él mismo. Feliz con su manera proactiva de preparar el viaje. Adam comenzó a conducir hacia Joshua Tree.

La furgoneta se detuvo a los cinco minutos de su viaje. “¿Cómo pudo la furgoneta averiarse? Debe de ser culpa del mecánico “, Adam se dijo. Luego, llevó la furgoneta al taller de reparación de automóviles. Adam estaba visiblemente molesto con el mecánico, diciéndole que hizo un trabajo terrible y que esto retrasaba su viaje. El mecánico se disculpó y le dijo a Adam que corregiría el error de inmediato. Unos minutos más tarde, el mecánico regresó con una parte rota de la carcasa y le preguntó: “¿Reemplazaste el filtro de aire después de que hicimos el chequeo de mantenimiento?” Adam dijo que sí lo había hecho. “Bueno”, le dijo a Adam, “parece que debes haber roto una parte de la carcasa y fue absorbida el sistema de alimentación del motor y este se paro. Lo hemos arreglado y la camioneta ahora funciona bien otra vez “.

Eventos estresantes como este nos suceden a todos. Lo importante es darse cuenta de que tendremos que tratar con ellos sin importar si nos gustan o no. Por lo tanto, elegir frustrarse hará que nuestros viajes se transformen en ansiosos. Lucharemos, no aceptaremos lo que nos ocurre y asignaremos responsabilidades al azar como lo hizo Adam. Elegir ser curioso hará que nuestros viajes sean más tranquilos, rápidamente aceptaremos lo que nos ocurra y comenzaremos a tomar medidas efectivas.

Adam se avergonzó cuando se dio cuenta de que él era el responsable de la avería de la furgoneta. También se avergonzó de haber culpado al mecánico. Entonces, se disculpó, se rió silenciosamente de sí mismo sobre su error y se concentró en lo que aprendió de él. Él compartió la experiencia conmigo durante nuestra llamada de coaching. La experiencia le dejó una gran impresión sobre la importancia de ser curioso, lo que le habría llevado a la fuente del problema más rápidamente, asignar la responsabilidad correctamente y mantenerse en paz mientras trabajaba en ello.

Tenemos un dicho en el entrenamiento del Camino del Guerrero: sabes algo cuando lo experimentas, no antes. Experiencias estresantes como las de Adán son inevitables. Todos tenemos en viajes de aprendizaje llenos de irritaciones, factores estresantes y cometemos errores. Saber que estaremos continuamente irritados por el estrés nos ayuda a aceptarlo y lo apreciamos como una parte importante de nuestro proceso de aprendizaje. Con la aceptación, podemos relajarnos, reírnos de nuestros errores y estar en paz durante nuestros viajes de aprendizaje.

Close Menu