1-WarriorsWaylogo®

Audio eLesson_2014-1201


Share on Facebook
Share on Twitter

En la última lección que hemos desarrollado la conciencia intelectual de la ansiedad del rendimiento. Comprendimos cómo funciona el cerebro y el cambio mental que tenemos que hacer de nuestra motivación. Mentalmente, debemos valorar el proceso de aprendizaje lento y bajo estrés. En lugar de centrar nuestra atención en los trucos o técnicas para hacer frente a la ansiedad del rendimiento, cambiamos a un lugar donde no existe la ansiedad del rendimiento. Una vez que hacemos esto, podemos enfocar toda nuestra atención en la realización.

Hacer este cambio no es tan fácil. Intelectualmente podemos entenderlo, pero hasta que lo experimentamos, todavía vamos a sentir la ansiedad. Debemos convertir nuestra conciencia intelectual en conciencia experimental. ¿Cómo lo hacemos? Lo que hacemos cuando estamos escalando puede ayudarnos a ser más eficaces gracias a la misma superación. Necesitamos aplicarnos en este cambio. Debemos demostrar que en la escalada valoramos el proceso de aprendizaje lento, bajo estrés. En la forma en que escalamos, tenemos que ser muy intencionales y atentos.

¿Cómo escalamos? ¿Ponemos el énfasis en el cambio de lo rápido, lo cómodo y los resultados finales para relantizar, el estrés y los procesos?. A continuación presentamos unas pautas para hacer este cambio, en las que centramos el crecimiento. Así, no nos centramos en ser más rápidos, la comodidad y los resultados finales. Escalamos de tal manera que implique una progresión lenta, valorar el estrés, y hacer hincapié en los procesos.

En primer lugar, la nueva situación debe mejorar el aprendizaje. El aprendizaje óptimo ocurre en el borde entre la comodidad y el estrés. Es una zona donde no hay suficiente tensión para provocar que prestemos atención, pero no tanto estrés que distrae nuestra atención hacia un deseo hacia lo cómodo. El aprendizaje es una conversión de la tensión a la comodidad. Tenemos que ser capaces de relajarnos en el estrés. Si hay demasiada tensión, el cuerpo se tensa. La red  de neuronas  de apoyo al cerebro se construye con una respiración adecuada, el enfoque de la vista y la activación corporal con la envoltura de mielina de las neuronas.

En segundo lugar, tenemos que tener una comprensión general de la escalada. La escalada incluye muchas habilidades tales como moverse, descansar, caer, pensar y tomar decisiones. Algunas de estas habilidades, como caerse, son ignoradas porque son estresantes. Tener una comprensión general de la escalada significa que encontramos maneras de practicar todas las habilidades que conforman la escalada, incluso las más estresantes. Una vez que lo hacemos, podemos encontrar maneras de practicar cada habilidad.

En tercer lugar para practicar habilidades de forma efectiva tenemos que fraccionarlas en trozos más pequeños. Practicamos en partes individuales hasta que llegamos a ser competentes en cada una de ellas. Luego, poco a poco combinamos pequeños trozos creando partes más grandes y las practicamos. Por ejemplo, algunas pequeñas partes para el aprendizaje del movimiento en escalada son: movimiento de las dos manos, luego los dos pies, cambio de caderas de izquierda a derecha para mantener el equilibrio; cómo es el paso en un extraplomo. Practicamos individualmente los movimientos de las manos los pies, el cambio de caderas y agarres. Cuando ganamos un poco de habilidad en cada uno, los combinamos y los practicamos a la vez los movimientos de manos / pies y caderas como un conjunto más grande.

En cuarto lugar, para escalar necesitamos la practicar de tal manera que prestemos atención en el momento. Esto significa, en primer lugar, no hablar o pensar al hacer ejercicios. Si nuestra atención está en la mente para hablar o pensar, entonces no lo está en la tarea que hace el cuerpo para darse cuenta de sutilezas. Si vamos a ser eficaces en nuestra práctica, debemos prestar nuestra atención en lo que realmente está ocurriendo en el momento. También tenemos que hacer cosas específicas para prestar atención en el momento. Por ejemplo, cuando estamos en movimiento podemos mantener el contacto visual en los agarres, hacer un pequeño retraso antes de pisar la presa  y relantizar el movimiento.

En quinto lugar, tenemos que ser intencionales en nuestra práctica. Hacemos esto mediante el establecimiento de una intención antes de comenzar. Si estamos practicando mantenemos el contacto visual, y luego pensamos la intención antes de comenzar. “Tengo la intención de mantener el contacto visual en la mano y puntos de apoyo.” Si no establecemos una intención de cómo elegimos prestar la atención, nuestra atención se desplazará a lo que es más fácil, a los hábitos que hemos adquirido.

Por último, tenemos que practicar hasta que la habilidad se vuelve intuitiva, que podemos hacerla de forma automática. Esto requiere, práctica continua. Necesitamos comprometernos en un proceso continuo de la práctica; nunca se acaba.

Desafinados a nosotros mismos adecuadamente, alcanzamos una comprensión global de la escalada, desmenuzando las habilidades, conseguir prestar atención en el momento, ser intencionales, y la práctica continua. Este es el conjunto que compone el proceso lento que valora el estrés. Si nos comprometemos a él, desaparecerá la tendencia a la velocidad, a la comodidad y a los resultados finales. Nos estamos enfocando en el crecimiento, y con el tiempo, mejora la forma de enfocar la escalada. Estamos alineados con la manera en que funciona el cerebro. Y, mediante la aplicación de este cambio desarrollamos la red y envolturas de mielina del sistema nervioso, de tal manera que estamos preparados para el estrés de las competiciones y encadenar vías. Hemos cambiado a un lugar donde ya no existe el problema de la ansiedad de rendimiento.

Check out Daniel Coyle’s book, The Talent Code, for more info on myelin. Image credit: Daniel’s book.


Share on Facebook
Share on Twitter

Leave a Reply