Uno de los mayores retos para mantener la concentración es el cambio . Las situaciones cambian constantemente , introduciendo incógnitas que tenemos que resolver. El miedo aparece con estas incógnitas. ¿No es así? o ¿Podría tener el origen en  la forma en que enfocamos nuestra atención? ¿Podría haber algo que no cambia , que sea conocido para nosotros? Y , si nos centramos en esta parte de la situación, ¿podemos disminuir los miedos?

Echemos un vistazo a los resultados y los procesos finales para determinar lo que cambia y no cambia. Los resultados finales se definen de manera muy específica y no cambian, mientras que los procesos , por su propia naturaleza , están en constante cambio . Por ejemplo, el resultado final de la escalada Devils Tower, es especifico y no cambia : se llega a la cima. Por el contrario , los procesos , tales como la respiración, están en constante movimiento y cambio , por lo tanto es constante. Aquí, estamos definiendo los resultados y los procesos finales desde una perspectiva externa , un tanto separado de nosotros .

Desde una perspectiva interna, los resultados y los procesos finales cambian nuestro conocimiento . Los personalizamos , ya que no están separados de nosotros mismos. Así, si vemos el resultado final de nuestra escalada en Devils Tower, vemos que contiene muchos elementos personales como nuestra participación,  la escalada de una vía concreta, las luchas físicas y mentales específicas , y el uso de técnicas determinadas. Ahora el resultado final de la escalada Devils Tower es muy diferente , incluso si escalamos la misma vía varias veces. Cada resultado final va a contener tu propia y única experiencia.

Los procesos analizados desde una perspectiva interna los convierten en procesos continuos y el cambio en algo fijo. La respiración , por ejemplo, si se mira como un proceso completo, es familiar y conocido. Hemos estado comprometidos personalmente en la respiración durante toda nuestra vida . Inspiramos y expiramos . Ese proceso de respiración completo es conocido y no cambia . Si nos centramos en el proceso de la respiración , no prestamos la atención en elementos desconocidos .

Para lidiar con el cambio necesitamos enfocarnos en lo que no cambia . En situaciones externas, como la escalada en roca , cambian los movimiento al progresar. Proteges en diferentes lugares , tienes distintas consecuencias de caída, y dispones de secciones difíciles y fáciles. Si nos centramos en estos elementos externos , entonces nuestra atención está en lo desconocido y lo que no podemos controlar. Más bien, tenemos que centrarnos en los procesos internos , como la respiración , por lo que nuestra atención se dirige hacia lo que conoce y  podemos controlar. Si centramos nuestra atención en estos procesos , entonces, nos centrarnos en lo que no cambia . Esto es lo que enseñamos en las prácticas del camino del guerrero .

Considera por ejemplo una rueda , como la de una bicicleta, girando sobre su eje. Centrándote en los procesos internos en el centro que no cambia . Somos el eje inmóvil observando la rueda girar a nuestro alrededor. El cambio ocurre en la periferia y tiende a distraer nuestra atención. Una cosa interesante sucede cuando nos enfocamos en el punto de vista del eje: la velocidad desaparece . La situación externa parece cambiar menos porque nuestra atención se centra en el proceso interno. Eventualmente, con el tiempo y la práctica la rueda deja de girar y la distracción de la atención también. Sin distracción de la atención , desaparece el miedo .

Es importante recordar que la única cosa que podemos controlar es cómo elegimos enfocar nuestra atención. Cambiando nuestra atención de la periferia de la rueda ( situación externa ) hacia el eje central ( procesos internos ) nuestros elementos conocidos. El mundo puede estar girando alrededor nuestro , pero desde nuestra perspectiva interna podemos decidir que hacer y en forma más eficaz.

Práctica recomendada : Sé el Eje

Hay cinco procesos internos para enfocar tu atención : el descanso , el pensar , la toma de decisiones , la caída, y el movimiento. Se agrupan en las tres fases de la toma de riesgos : la preparación, la transición y la acción. Es importante estar en una sola fase a la vez .

  • Preparación ( reposo y pensar ) : Cuando necesitas pensar, detén la acción y piensa de forma crítica. Recopila toda la información pertinente . Además, acumula energía descansando .
  • Transición (toma de decisiones ) : Cuando has terminado de pensar y descansar, evalúa la información y toma una decisión .
  • Acción ( caída y movimiento) : Comprométete con la decisión y aplica la energía para progresar. Si te caes, entonces aplica la energía en el proceso de la caída.

Repite de forma cíclica estas fases , según sea necesario .

Leave a Reply