steam-locomotive-1352338_1280Benji Palmer tuvo éxito recientemente en la consecución de su objetivo en Rumors of War, en la zona de escalada Obed en Tennessee. Como entrenador, me di cuenta que perdía la concentración mental al frustrarse cuando los esfuerzos no estaban a la altura de sus expectativas. Necesitaba que le ayudara a disminuir su frustración y así podría ser mentalmente más potente.

Tener potencia mental se asemeja a mantener un tren en las vías. En esta metáfora, la atención es el tren y las tareas de escalada son las vías. Si el tren se mantiene en las vías, progresa hacia el destino. Del mismo modo, si nuestra atención se mantiene enfocado en las tareas de escalada, progresamos hacia el objetivo. Descarrilamos cuando la mente se distrae de nuestra atención en la tarea. La toma de conciencia de esta tendencia disminuye la posibilidad del descarrilamiento mental.

Los sentimientos, como la frustración, pueden estar profundamente arraigados en las redes neuronales del cerebro. Se necesita la práctica intencional para cambiarlos, lo que requiere aceptar los resultados, ser curioso y hacer el trabajo. Esto nos ayuda a mantener la concentración en la experiencia relevante, así como estar presentes en ella, aprender lo necesario y disfrutar más.

Podemos empezar por comprender intelectualmente que la frustración no es útil. La frustración es un sentimiento que demuestra que queremos algo a cambio de nada. Queremos conseguir un objetivo, sin tener que hacer todo el trabajo necesario. Una vez que somos conscientes de la tendencia de este “algo por nada”, nos damos cuenta de lo que es limitante. Reconocemos que nuestras experiencias más significativas requieren mucho trabajo, más de lo que inicialmente pensábamos. Somos conscientes que queremos algo por algo: hacemos un esfuerzo para conseguir un objetivo. Centrándose en el esfuerzo nos lleva a aceptar los resultados como son, genera curiosidad de posibles soluciones y hacer el trabajo necesario.

También es útil observar cómo nos sentimos cuando nos centrados en este análisis. La frustración nos hace sentir muy mal; nos sentimos como víctimas. La curiosidad sin embargo crea una experiencia diferente, que es más atractiva, eficaz y agradable.

Le di a Benji herramientas tangibles para trabajar con su frustración. Estas consistían en darse cuenta cuando se frustraba, parar ese sentimiento, y aceptar el resultado. A continuación, centrarse en la curiosidad preguntándose “Lo que contribuía a la caída?” Por último, prestar su atención a las tareas de escalada cuando escalaba.

Benji cayó en el segundo punto crucial de Rumores, se frustró, e inmediatamente dijo “Estoy bien”, lo que significaba que se dio cuenta de que había fracasado. Esto le ayudó a aceptar el resultado y seguir siendo curioso. Se preguntó: “¿Por qué no puedo?” Este proceso de investigación lo llevó a darse cuenta de que se había soltado de la roca porque no creía que pudiera seguir escalando. Esta toma de conciencia le cambio la forma en que afronto a su siguiente intento de encadenar la ruta: seguiría escalando, incluso si no creía que pudiera hacerlo. Él seguiría centrándose en seguir adelante.

No se sentio muy agarrotado en escalada del segundo punto crucial en encadenamiento. En realidad, se sintió seguro. Se sentía tan seguro de que su mente creo el pensamiento “Probablemente voy a tener éxito.” Él todavía tenía un montón de escalada que hacer y podría fallar si permitía que su atención se centrarse en el éxito. Se dio cuenta que debía dejar los pensamientos de “éxito” y trajo la atención de nuevo a la tarea de moverse hacia adelante. Los pensamientos de éxito intentaban descarrilar su atención mientras escalaba. Lo observó, redirigió su atención, y escalo hasta la cima.

Posteriormente, Benji expresó con tristeza que había terminado Rumores y deseó que la experiencia hubiese durado más tiempo. “Fue como un camino cortado, Quería continuar con esa experiencia “, dijo. Se preguntó si debía o no repetir Rumores de nuevo para ampliar la sensación de la experiencia. Pero luego se dio cuenta de que si lo hacía de nuevo, no tendría de nuevo la experiencia previa, sería diferente. Escalarlo de nuevo, después de saber que ya has éxito, sería una experiencia totalmente diferente.

Existen experiencias dentro de períodos de tiempo limitado. No podemos volver atrás y tener la misma experiencia de nuevo. En vez de escalar con frustración porque no estamos cumpliendo con nuestras expectativas, nos encanta la experiencia de estar en la escalada. Al igual que no tenemos una segunda oportunidad para experimentar una primera impresión, no hay una segunda oportunidad para tener una experiencia única. La experiencia que tenemos antes del éxito es única. Hay un cierto nivel de duda de la consecución de nuestro objetivo, antes de lograrlo. Por lo tanto, es importante saborear esta duda como parte de la experiencia.

Benji había estado en Rumores en total de seis veces. Dijo que cuando él tuvo éxito fue más un reto mental que físico. Él no había mejorado su fuerza física. Lo que había cambiado era su capacidad de gestionar la frustración del descarrilamiento, lo que le mantuvo el poder mental. Fue capaz de mantener su tren en las vías y dejar que anduviera hacia el destino.


Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Google+
Share on LinkedIn

Leave a Reply