¿Cómo te relacionas con el miedo? Experimentamos miedo durante muchas ocasiones en nuestras vidas. Podemos temer pedirle a alguien una cita cuando somos adolescentes, o temer una entrevista de trabajo, o tener miedo de hablar frente a otros. Todos estos son miedos psicológicos, que no nos hieren físicamente. Caer mientras escala es único, ya que combina los temores fisiológicos y psicológicos. Podemos lesionarnos físicamente, por lo que tenemos miedo a caer. También podemos sufrir efectos mentales si equiparamos la caída con el fracaso. Cuando el miedo está fuera de control, nuestro enfoque puede, de manera poco saludable, recurrir a “evadirse” del miedo en lugar de verlo como una guía importante para evaluar el riesgo de nuestra escalada.

El miedo es natural. Todos lo experimentamos. Lo experimento ¿Y por qué no lo experimentamos?

Todos tenemos zonas de confort basadas en las experiencias que hemos tenido. Cualquier cosa fuera de nuestra zona de confort, de nuestras experiencias, es desconocida. El miedo nos ayuda a sobrevivir, nos detiene ante situaciones desconocidas, el azar y situaciones fuera de nuestras experiencias. Luego, sí, el miedo es necesario para nuestra supervivencia y por lo tanto, lo debemos respetar como guía. Nos guía en los pasos apropiados hacia lo desconocido para que podamos maximizar el aprendizaje y minimizar las lesiones.

El miedo te impedirá tomar riesgos para que así puedas sobrevivir, pero la mera supervivencia no genera una vida significativa. A menos que encuentres formas de gestionar el miedo, probablemente te arrepentirás de las grandes oportunidades que te ofrece la vida y no acometiste. No puedes vencer tu miedo de un solo paso. Debes dar pequeños pasos, no solo para disminuir las lesiones, sino también, y quizás lo más importante: Para disfrutar de todo el proceso. Pregúntate: “¿Quiero disfrutar de la escalada y de la vida, o simplemente quiero terminar de una vez con esto?” Asumiendo que eliges lo primero, iníciate al aprendizaje a caer de la misma manera. Pequeños pasos te ayudarán a disfrutar más del proceso.

También es importante darse cuenta que caer no es algo que puedas decidir no hacer. Independientemente de si te gusta o no caer, es una consecuencia de tu elección de escalar. La caída es inevitable, así que en lugar de evitarla, encuentra formas de afrontarla responsablemente. Acepta lo que quieres de la escalada, los riesgos que estás dispuesto a asumir y los que no. Todos tenemos diferentes estilos mentales y físicos. Necesitamos saber la capacidad que tenemos para estirarnos. Si nos estiramos demasiado, entonces podemos rompernos. Por ejemplo, ahora yo soy viejo. Mis huesos de más de 60 años no son tan flexibles como lo eran cuando tenía 20 años. Por lo tanto, es probable que ahora se fracturen más fácilmente. Ahora a esta edad, necesito tener en cuenta este hecho cuando decido lo que quiero que la escalada me aporte. Otra consideración para los escaladores más jóvenes, que tienen menos experiencia, es su sentimiento de invulnerabilidad. La vida todavía no los ha castigado demasiado, por lo que se sienten invencibles. Esa mentalidad puede ayudarlos a lograr mucho, pero eventualmente los puede traicionar. En una caída imprudente,

posiblemente se lesionen o se asusten, frustrando su aprendizaje y disfrute de la escalada. Si ese eres tú, entonces ten cuidado de sentirte invencible, porque ninguno de nosotros lo es.

Finalmente, después de la practica responsable de la caída, puede que te des cuenta que no te gusta la sensación de la caída y el miedo asociado a ella. La caída puede que no sea para ti, por lo que decides que lo que quieres de la escalada es no caerse. Esto no significa que no te caigas. Más bien, significa que eliges conscientemente hacer rutas de primero dentro de tus capacidades y solo afrontarte a ti mismo en rutas más difíciles para mejorar en rutas de segundo. No hay nada de malo en esa elección. Todos debemos aceptar lo que queremos de la escalada y lo que estamos dispuestos a asumir para cumplir con las responsabilidades y las consecuencias de esa elección.

En el próximo capitulo, profundizaremos en como comprender la motivación. Advertencias:

  • Riesgo: Nada, ni siquiera la instrucción de un entrenador o este curso on-line, puede eliminar los riesgos asociados con la práctica de la caída. Acepta la responsabilidad de la información que utilizas para practicarla.
  • Conocimiento experiencial: Es importante darte cuenta de que sabes caer, cuando experimentas una caída adecuada. Esto solo se puede conseguir con una instrucción adecuada.
  • Motivación: La motivación de tu mente orientada al logro puede meterte en problemas, empujarte a tomar riesgos que no son apropiados. Así pues, debes ser cauteloso.

Sugerencias:

  • La mejor opción: consigue un entrenador que te guíe en las prácticas. Warrior’s Way tiene una red de entrenadores en los EE. UU. y en otros países que son expertos en la enseñanza de la caída.
  • La siguiente mejor opción: Utilizar el curso on-line, que describe el proceso a fondo, con videos, fotos, textos, entrevistas, tareas, preguntas y respuestas, y más.
  • La peor opción: Practicar sin estos recursos. Si lo haces, hazlo con pequeños pasos incrementales.

Vista previa gratuita del curso

Compra el curso aquí

Fechas en vivo en Facebook: Monday April 6, 4PM CT on @WarriorsWay FB page

Leave a Reply