Por Ashleigh Kazor

Este año no ha sido lo que esperaba o deseaba. No logré mis objetivos. He estado lidiando con una lesión grave en la muñeca durante más de un año, y no pude entrenar o competir al nivel al que estaba acostumbrado. Ha sido decepcionante por no decirlo de otra forma, ver a mis amigos entrenando duro, compitiendo bien y yo no poder participar. Sin embargo, Este año no fue una pérdida completa. Tuve la oportunidad de trabajar con Arno Ilgner en The Warrior’s Way “El camino del guerrero”, desde el punto de vista mental de las cosas, realmente ha cambiado mi vida. Tal vez nunca pueda volver a escalar o competir en el nivel anterior (¡ojalá pueda!), Pero las lecciones que me enseñó Warrior’s Way seguirán conmigo, escalando o no.

No voy a mentir… muchas de las cosas que Arno me pidió que hiciera fueron increíblemente difíciles para mí. Normalmente no soy un tipo de persona muy meditativa e introspectiva. Tal vez, sea mi temprana edad, o tal vez es solo mi personalidad, fue difícil para mí analizar y expresar mis pensamientos, miedos, motivaciones, frustraciones internas, etc. (¡Gracias Arno por tu paciencia!) Arno me empujó a pensar de manera diferente y desafiarme a mí mismo con las cosas que son incómodas. Aquí detallo las principales aspectos que trataré durante este proceso.

1. Cambiar la frustración por la curiosidad. Este año fue “frustrante” por decirlo de alguna manera. No hacer lo que me gusta ni el nivel que quiero es difícil, pero todos lidiamos con la frustración en el entrenamiento, las competiciones o la vida en general. The Warrior’s Way me ha enseñado a cambiar mi forma de pensar y enfocarme en lo que no resulto correcto, a enfocarme en lo que aprendí de esa experiencia y cómo puedo mejorar. ¡No es tan fácil como parece y ese es todavía un trabajo en progreso! Cuando algo no funciona, es fácil caer en la trampa de la frustración, la ira y la desilusión. Sin embargo, pasar a centrarse en lo que aprendes conduce a la mejora y a obtener resultados más positivos.

2. Aceptar el estrés. Esta fue una de las grandes para mí. Tiendo a querer evitar o apresurarme por cosas que son difíciles o estresantes. Escalar es estresante tanto física como mentalmente, pero he aprendido que es durante esos momentos estresantes que más crezco. Aprender a relajarme en el estrés me ayuda a estar más presente en lo que está sucediendo exactamente en ese momento. Cambiar mis pensamientos de “Tengo que …” a “Elijo …” o “Quiero …” es un pequeño cambio que marca una gran diferencia. Realizo los ejercicios difíciles de manera diferente cuando digo: “Quiero hacer esto porque voy a mejorar” frente a “Lo tengo que hacer porque mi entrenador lo dice”.

3. Lidiar con las expectativas. Este fue un gran cambio y con el que creo siempre tendré problemas. Es difícil escalar cuando tanta gente ha invertido tiempo, esfuerzo y dinero para llevarme hasta donde estoy. No quiero decepcionar a mis entrenadores que han dedicado horas de investigación, tiempo en el gimnasio, analizando videos, etc. No quiero decepcionar a mis padres que han renunciado a tantas cosas para apoyar mi pasión. Tengo que darme cuenta de que me apoyan por iniciativa propia y están aquí en este viaje conmigo porque quieren.

4. Cambiar la forma en que establezco los objetivos. Sí, puedo tener el objetivo de competir a nivel nacional, pero también necesito metas de proceso: objetivos que se pueden lograr sin importar cómo otros escalan o compitan o qué estilo de ruta se establece. Necesito establecer metas individuales como: “En esta competición, quiero centrarme en mantenerme relajado y en desacelerar mi respiración y ritmo cardíaco en los puntos de descanso”. Los objetivos basados en el proceso me ayudarán a avanzar hacia mis objetivos generales, que están alejados de mi control.

A lo largo de este año difícil de lesiones y contratiempos, el entrenamiento de Arno y Warrior’s Way me ha ayudado a concentrarme en lo que puedo controlar y no en lo que son mis limitaciones. Si bien muchas de las cosas que Arno me pidió fueron difíciles, siento que crecí y aprendí algunas lecciones valiosas que me ayudarán a alcanzar mis metas en la vida y espero, cuando esté de vuelta en las paredes,  ¡a escalar!

Leave a Reply

Close Menu